Viajar Para Vivir Menu

Permalink:

Viajar en Pareja: 8 bloggers te cuentan sobre sus compañeros en ruta


Saben que me apasiona viajar sola, pero eso no significa que viajar en pareja no sea una experiencia increíble; así que, no nos engañemos, si hay algo que nos gusta tanto como viajar, son las historias románticas con viajeros incluidos.

viajar en pareja-viajarparavivir

 

Aprovechando el mes del amor – sí, yo también caí en los brazos de Cupido en estos días, no me pude resistir – conversé con varias parejas viajeras para que me cuenten un poco más de sus compañeros de viaje.
Ponte cómodo en el sillón, si quieres llama a tu respectivo novio o novia y prepárate para una dosis de mucho romanticísimo.
¿Serás tú el siguiente en contarme tu historia? ¿Conoces a alguien que le encantaría compartir su historia de amor? ¡Compártela en los comentarios!

 

Claudia y Jairo – Solo Ida

claudia-y-jairo

 

¿Cómo conociste a tu amor viajero?

Jairo y y nos conocimos, como no podía ser de otra manera, viajando. Él llevaba 9 meses en Nueva Zelanda y yo un año recorriendo mundo. Por casualidad (en parte, gracias a amigos en común), nos encontramos en Filipinas y la chispa fue tan fuerte que nos lanzamos a viajar juntos durante año y medio. ¡Y en esas seguimos!

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

La forma en la que nos conocimos fue muy especial y pasamos de la nada a las 24 horas juntos. Por ello, en vez de tener “citas”, nos hemos dedicado a conocernos en todas las facetas. Más que anécdotas que recuerde, lo que me vienen a la cabeza son momentos juntos, como cuando recibimos 2016 en una isla pequeña de Filipinas, Malapascua. Siempre nos recordaré ahí sentados junto al mar, viendo los fuegos artificiales y haciendo nuestra propia cuenta atrás.

¿Por qué te gusta viajar con él?

Lo que más me gusta de viajar con él (además de que Jairo es tan divertido que me llevo todo el día riéndome) es que me siento en casa en cualquier rincón que pisamos juntos. Es como si lleváramos un hogar portátil con el que me encuentro a gusto. Hemos adquirido hábitos de pareja que nos hace complementar nuestro “traviaje” y, en definitiva, nos hace felices.

Lucy y Rubén- Algo que recordar

ruben-lucy

¿Cómo conociste a tu amor viajero?

Rubén y yo nos conocimos trabajando hace ya unos 8 años. Coincidimos en el rodaje del proyecto de un mismo cliente, él como realizador y yo dentro de la consultora que gestionaba esa cuenta.
Siempre nos gusta recordar que en la cena de fin de rodaje, la casualidad quiso que nos sentáramos juntos y ese día, sin ser todavía pareja, empezamos a hablar de nuestro sueño de dar la vuelta al mundo.

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

El día en el que nos perdimos en la selva Taman Negara, en Malasia, y tuvimos que dormir subidos a un árbol, luchando contra sanguijuelas, mosquitos y el miedo a no saber si seríamos capaces de encontrar el camino de vuelta al día siguiente. 

¿Por qué te gusta viajar con él?

Porque nadie me ha mirado nunca como lo hace él, porque me cuida, porque cuando estoy a su lado soy mejor persona, porque me reta para que dé lo mejor de mí, porque me enseña, porque me hace sentirme la mujer más guapa del mundo aunque esté llena de barro hasta las cejas, porque me escucha, porque tiene una capacidad de trabajo y de creación infinita… Porque es el mejor padre, novio, amigo, compañero de trabajo… Porque hacemos muy buen equipo en el viaje y en la vida. Uff… ¡por todo!

 

Pamela y José – La Brújula

moraine


¿Cómo conociste a tu amor viajero?

No fue en un viaje, pero mi adicción viajera me hizo elegirlo como compañero. Nos conocimos gracias al yoga y fue amor a primera risa. Era mi primera clase de yoga en la vida y él resultó ser el dueño del centro de yoga y el instructor de esa primera clase. Eso fue a hace 9 años y cuando llevábamos unos días juntos yo le advertí que amaba viajar y que en un mes me iría de viaje. Para él no hubo rollos ni cuestionamientos y para ser honesta, yo pensé “eso dice ahora, pero veremos qué pasa después de este viaje”. Ahí estuvo siempre para irme a dejar y a buscar al aeropuerto, extrañándome sin hacerme sentir culpable y esa base de libertad y confianza ciega que logramos desde los inicios de la relación fueron los pilares de nuestro pololeo, noviazgo y hoy, de nuestro matrimonio. Cuando estoy planeando un viaje y él por prioridades distintas no puede acompañarme, nos separamos por un par de meses y todo bien. Poca gente lo entiende, otros me consideran egoísta… y la verdad? el “qué dirán” dejó de importarme hace mucho tiempo! Mientras funcione para ambos…Cada pareja es un mundo, ¿no?

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

Ya llevábamos 3 meses de viaje por el sudeste asiático y cuando estábamos en Sapa, Vietnam, nos fuimos caminando por medio de los arrozales con Xi, una mujer de la minoría étnica Hmong, a su casa. Ella vivía con su marido y 3 hijitos, su casa era muy modesta, construida con palitos de bambú y piso de tierra. Un solo ambiente y nosotros dormiríamos en la esquina de la casita. Todo parecía normal hasta que el dueño de casa nos pidió que saliéramos si queríamos hacer pipí porque en un rato la casa sería clausurada. Yo no tenía ganas pero me fui afuera a intentarlo al menos. Cuando entramos, el marido de Xi con algunos vecinos invitados a su casa se pusieron a invocar unas especies de rezos al viento en el umbral de la puerta y la cerraron con llave. Desde afuera se escuchaban los agudos chillidos de un lechoncito que al entrarlo a la casa fue sacrificado frente a nuestros ojos mientras otras personas hacían un hoyo en el suelo al costado de la cama donde dormiríamos más tarde. No sabíamos si presenciábamos un ritual o si esa era la cena de cada noche y en nuestra cabeza influenciada por hollywood tal vez, llegó a pasar por nuestras cabezas que seríamos asados al palo y nuestros huesos irían a ese hoyo!! Por mientras mirábamos curiosos esa escena digna de documental, Xi intentaba emborracharnos con “happy water” (licor de arroz).
Esa noche no dormimos. Al día siguiente caminamos esos 10 extenuantes kilómetros con una resaca y cansancio que sólo se siente tras un trasnoche intenso como el de aquella noche que jamás olvidaremos.

¿Por qué te gusta viajar con él?

Tras muchos viajes en solitarios y un gran viaje con él, puedo afirmar con certeza que me gusta mucho más caminar por el mundo de su mano. Nos llevamos muy bien, es casi extraño pero ni discutimos, tenemos formas de viajar parecidas y nos gustan las mismas cosas. A ambos nos gusta la naturaleza, no somos de hoteles ni restaurantes de lujo,  es más, amamos acampar y nos da igual comer pan con tomate en una plaza. Pero por sobre todas las cosas, nos gusta la compañía del otro porque nos sentimos en casa fuera de casa. Él es mi confort lejos de mi zona de confort, aún si estamos en lugares hostiles; me brinda seguridad y me facilita la vida de una forma que nadie lo hace. Tiene un sentido del humor impresionante y no se toma nada a la personal y su nivel de PazCiencia de Buda la admiro. Me gusta viajar con él porque es sensible, respetuoso y empático y esas para mí, son cualidades fundamentales de un viajero.

Hace un mes, tras 12 años con el centro de yoga, lugar donde nos conocimos y casamos, cerramos todo, vendimos todo, nos compramos una furgoneta y estamos viajando con el Facu (nuestro perrito) por nuestro país y tenemos todo el continente por delante. Esta vida nómade nos tiene alucinados, felices, enamorados.

Oriana y Angelo- Oriana Cicconi – Página oficial

orianayangelo

¿Cómo conociste a tu amor viajero?

¡Nos conocímos en Tinder! Él vivía a 3 cuadras de mi casa, quedamos en ir a caminar por el Malecón, conversamos más de 8 horas y desde ese momento 13 de octubre 2014 estamos juntos.

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

Jamás olvidaré algo que nos pasó en México. Yo me bajé del colectivo mucho antes de lo que teníamos que bajar y estábamos en una zona muy descampada. Fue horrible y ningún carro paraba, yo me puse a llorar porque comenzamos a discutir un poco y de pronto se acercó una señora y me dio 100 pesos, nos miró y nos dijo: “Tomen un taxi y coman algo rico” ¡Nosotros no lo podíamos creer! Fue algo muy mágico lo que sucedió en ese momento.

¿Por qué te gusta viajar con él?

¡Porque es el compañero perfecto para mí! Nos completemos de tal manera que estoy segura que si le digo para ir a la Luna juntos él me dice que sí al toque. Me gusta viajar con él porque saltar al vacío a su lado es la mejor sensación del universo.

 

Lina y Andrés – Renunciamos y Viajamos

Guanajuato-México-Renunciamos-y-viajamos-13
¿Cómo conociste a tu amor viajero?

A Andrés, mi amor viajero, lo conocí ya hace más de 16 años. Nuestra historia de amor inició cuando éramos unos niños prácticamente. Andrés andaba por sus 17 años y yo en mis 15. En esa época yo era compañera de su hermano en un grupo scout, él fue quien nos presentó.

Después de algunos días de visitas a mi casa, de conversaciones, de salidas; finalmente yo le dije “Sí quiero ser tu novia”; cuando la verdad él nunca me hizo esa pregunta.

Crecimos juntos, yo terminé el colegio, entramos a la universidad, cada uno estudio su carrera y empezó su vida laboral en el campo de su especialidad. Vivimos juntos. Viajamos en vacaciones.

Una vida como cualquier otra. Y en esas idas y venidas del destino después de muchos años (siete para ser exactos) de estar dentro del sistema él me hizo la pregunta del millón “Amor, ¿por qué no nos vamos a hacer un viaje largo?, ¿por qué no renunciamos y nos vamos a viajar por lo menos un año?”. Y bueno yo acepté su propuesta y en esas estamos hace casi 3 años. Viviendo la vida de viaje y viviendo para ser felices.

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

Definitivamente jamás olvidaré nuestro primer viaje que a pesar de tener muchos desastres aprendimos muchísimo como pareja. En ese viaje tuvimos muchos episodios que nos pusieron a prueba.

Nos embarcamos en la locura de que nuestras primeras vacaciones por allá en el 2009 fueran en un viaje como mochileros por tierra desde Colombia hasta Argentina, teniendo una fecha de regreso fijada por nuestro vuelo desde Buenos Aires, 45 días después.

Era mi primera salida por fuera de Colombia, cada uno vivía con sus mamás y nunca habíamos pasado tanto tiempo juntos. Así que empezaron los problemas de convivir 24 horas del día.

Al principio todo era muy normal, fueron pasando los días y menos nos entendíamos. Tuvimos un accidente en un bus de Lima a Cuzco, llegar a la frontera de Bolivia fue toda una odisea porque Perú ardía en llamas por los paros campesinos, casi nos congelamos de frío viajando en bus desde Uyuni a Villazón frontera con Argentina, en Salta nos perdimos del lugar donde nos estábamos quedando por no pedir la tarjeta del hostal ni mirar a nuestro alrededor. Y muchas cosas más además de descubrir lugares súper mágicos como Machu Picchu y el Salar de Uyuni.

Fueron momentos únicos que a cualquiera le hubiese servido de lección para no viajar más y para no seguir más como pareja. Sin embargo, a pesar de todo lo que nos pasó en ese viaje bueno y malo el siguiente año estábamos de nuevo embarcando un avión a un próximo destino. El balance de ese primer viaje fue tan positivo que quisimos repetirlo sin importar los tropiezos. Tan positivo que un día decidimos que lo que queríamos para el resto de nuestras vidas era vivir viajando y por supuesto conocer el mundo. 

¿Por qué te gusta viajar con él?

¿Cómo no me va gustar viajar con la persona con la que crecí? Con la persona que cada día se levanta a mi lado. Con la persona que me consiente todo el tiempo. Con la persona que quiere construir un futuro conmigo. Con el que estoy realizando mi proyecto de vida.
Porque a pesar de que suene como una frase de cajón, Andrés es el hombre perfecto para mí, incondicional, amoroso, sencillo, ama los animales, inteligente, de buen humor y sus defectos lo hacen único.
Porque Andrés es mi complemento, nos conocemos tan bien que cada situación por más difícil que sea entre los dos la sobrellevamos, ya sea que uno empuje al otro. Pero así es que funciona la vida en pareja. Somos un equipo que empuja al mismo lado, aprendemos uno del otro y nos sorprendemos juntos de todo lo que nos entrega la vida.
La mejor decisión que tomé en mi vida fue elegir vivir viajando a su lado.

 

Boris y Nestor – Ciudades y Sabores

boris y nestor

¿Cómo conociste a tu amor viajero?

Después de una larga relación llegué de nuevo a mi ciudad sin la intención de volverme a enamorar, dediqué tiempo a mi mismo y empecé a hacer nuevas amistades. Una noche me apareció en Facebook la sugerencia de agregar a Nestor, y como vi teníamos amigos en común le envié la solicitud y empezamos a hablar. Desde esa charla ya han pasado más de 8 años y lo que al principio fue una linda amistad se convirtió en una gran aventura llena de viajes, altibajos, metas profesionales pero sobre todo mucho cariño y felicidad.

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

¡Son tantas! Pero si tuviera que escoger alguna sería cuando recién mi familia empezó a conocer a Nestor, y en una fiesta familiar empezaron a preguntar quién era ese “amigo” con que Boris se la pasaba mucho. Mi mamá respondió “es mi sobrino” jajaja. (Entre su ingenuidad y temor de que algunos familiares no tomaran bien que fuesemos pareja, aunque ahora todos ya saben). Mi hermanito menor que en esa época tenia 9 años se quedó mirándola con cara de “WTF? Sobrino?”. Luego en el carro le pregunto a mi mamá que porqué había dicho que era sobrino de ella y mi mamá le dijo (de nuevo, con su ingenuidad): “¿Que quiere? ¿Que le diga a todos que es el novio de Boris?” — Inserte silencio incómodo por  10 segundos — y luego continuó: “Perdón, el amigo”. Fue muy gracioso y nos soltamos a reír como nunca y como era de esperarse mi hermanito no entendió.
Así hay muchas mas anécdotas que hemos tenido y las que nos gustan más las relatamos en nuestro blog 🙂

¿Por qué te gusta viajar con él?

Nos encanta viajar juntos porque creo que nos complementamos muy bien. Además que viajar juntos se convirtió en una prueba muy grande que muchas parejas no pasan. Pero ya son casi 8 años de estar juntos y de muchos viajes que creo que esta experiencia nos ha fortalecido mucho.

Samanta y Ariel – En Donde Sea

16776070_1850866471867578_633161399_o

¿Cómo conociste a tu amor viajero?

Ariel y yo nos conocimos un verano en Barcelona. Él estaba de viaje y yo trabajaba de relaciones públicas. Después de una charla de diez minutos nos cambiamos el mail y prácticamente, nos olvidamos uno del otro. Dos años más tarde, mientras viajaba sola en Argentina me puse en contacto con él para tomar un café (léase mate) y desde entonces no nos hemos vuelto a separar.

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

Dormir en el medio del desierto, entre kilos de mantas, mirando las estrellas ha sido la más espectacular. Estábamos empezando nuestra vida viajera (y relación) y este episodio se volvió uno de los más hermosos de nuestra historia.

¿Por qué te gusta viajar con él?

He probado el viaje en solitario, con amigos y con gente desconocida antes de conocer a Ariel. Siempre digo que no hay punto de comparación por el nivel de compenetración que tenemos a la hora de tomar decisiones. ¡No cambio por nada viajar en pareja!

Flor y Gastón – Viaje y Descubra

Flor y Gaston - viaje y descubra - viajarparavivir

¿Cómo conociste a tu amor viajero?

Nos conocimos en Brasil, en mi primer viaje a Florianopolis de mochila y sin viaje de vuelta. Ese verano nos hicimos amigos, cada uno estaba con su historia de amor. Al año siguiente el Universo nos encontró otra vez en el mismo lugar pero ya nos mirábamos diferente. La noche del 11 de febrero la luna llena fue testigo del beso más hermoso de mi vida. Hoy hace dos años de aquel momento y hoy estamos en el mismo lugar.

¿Una anécdota en pareja que nunca olvidarás?

Una vez nos prestaron el auto del trabajo para ir a recorrer otras playas para vender excursiones. Se nos hizo de noche porque nos colgamos mirando el atardecer en la playa. De repente se desató una tormenta eléctrica y lluvia torrencial. Seguimos en la nuestra, escuchando música dentro del auto románticamente, hasta que sentimos que el auto se movía. ¡Se nos llenó de agua! Quedamos varados, empapados y muertos de risa.

¿Por qué te gusta viajar con él?

Nos llevamos muy bien, somos muy compañeros y tenemos gustos parecidos. Respetamos nuestros tiempos y cada uno tiene su función. Nunca creí que encontraría un compañero de viaje (y de vida) que combine tan bien conmigo.

*******
¿Te gustaron estas historias de amor viajeras?
¿Quieres compartir la tuya? ¡Hazlo en los comentarios!

*******

  • Claudia R.

    Analu, ¡muchas gracias por contar con nosotros en este artículo tan amoroso!
    ¡Que viva el amor!

    • Viajar Para Vivir

      Un placer conocer la historia amorosa de 2 grandes viajeros 🙂 Nos unímos al club de las parejas viajeras nosotros ahora jaja 🙂 Abrazote y nos vemos en una semanitas

  • Viajera de incógnito

    Qué chulo!! Qué historias!! Yo viajo con ‘Viaja o revienta’. Empecé a leer su blog y de fan en la distancia pasé a ser su mujer. Anécdotas?? jajajjaa un millón!!! Si las paredes de los hoteles hablaran…

    • Viajar Para Vivir

      jajaja así que eso de las lectoras enamoradas de sus bloggeros era verdad, jejeje!! Me alegro mucho que haya funcionado y que estés disfrutando el mundo juntos. Saludos!

  • algo que recordar

    Ay el amor, el amor… Qué bien sienta tener un apoyo constante en viaje. Gracias por pensar en nosotros 🙂

    • Viajar Para Vivir

      ¡Ni que lo digas! Me encanta viajar sola, pero ahora que lo hago en pareja, lo disfruto mucho. Sobre todo porque siempre tienes alguien que te ayude con la mochila o te tome fotos jaja (y muchas otras cosas!) Abrazote.

  • Sara de Viajar Lo Cura Todo

    ¡Cuántas parejas viajeras! ¡Y lo bonito que es poder compartir tu pasión con alguien hasta el fin del mundo!

  • Gracias por dejar un comentario.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.