Viajar Para Vivir Menu

Permalink:

Lo que voy aprendiendo del Ramadán y el Islam

 

Si hace un año nombrabas la palabra “Ramadán”, yo solo sabía que tenía que ver con el pueblo musulmán, pero mi limitado conocimiento sobre otras religiones, me iba a mantener con esa gran interrogación en la cabeza, y quien sabe, hace un año tampoco me hubiese interesado saber más, tal vez mi vida rutinaria “estaba ocupada en otras cosas”.

marruecos5-viajarparavivir

Te puedo contar que mientras más viajo, mientras más conozco gente de otras culturas y otras religiones, me doy cuenta que no se nada de la vida, no sé nada de este gran planeta en el cual habita gente maravillosa, con creencias increíbles y a veces mucho más sólidas de lo que yo puedo creer que existe allá arriba, o en el más allá, porque tengo que decir que tampoco soy una buena practicante del catolicísimo.

No vengo con este post a dar clases de religión, porque me creo totalmente ignorante del tema, y seguramente diga alguna cosa sin sentido y estoy más que abierta a que me sigan enseñando del tema; pero sí vengo a compartir como hace algunas semanas, pude ser parte, aunque sea pasiva de lo que es una celebración del Ramadán y de lo que ha sido conocer más de cerca una religión totalmente ajena para mi.

marruecos2-viajarparavivir

Mi primer acercamiento con el pueblo musulmán fue cuando viajé, allá por el 2010 a Marruecos. Recuerdo llegar a este increíble país y sentir que había retrocedido en el tiempo. Todo se veía tan diferente a mi vida, a aquel mundo de occidente al que estaba acostumbrada.

Lo primero que me llamó la atención fueron las Salas de Oración que habían tanto en aeropuertos, estaciones de tren y muchos lugares más; jamás había visto una en mi vida, y me dio mucha curiosidad.

prayerroom-muslim-viajarparavivir

 

Aprendí que los musulmanes más devotos deben orar 5 veces al día, y que siempre, tiene que ser mirando a La Kaaba en La Meca, que es su lugar de adoración y fue construido hace 4,000 años.

Otra de las cosas que me llamó la atención, porque primero me despertó de un gran susto, y segundo porque jamás lo había vivido, es cuando escuché por primera vez la llamada a la oración por los altavoces de Marrakech. Desconcertada desperté a mi compañera de viaje, porque no entendía nada, y ella que ya había estado en países musulmanes anteriormente y me explicó que era el muecín, y desde ahí ya no se me hizo tan raro escucharlo en otros países. (Aunque siempre trato de evitar hostels cerca de Mezquitas, así puedo tener un mejor sueño).

marruecos1-viajarparavivir

 

Este año estuve en Malasia, un país que llama la atención por la gran multiculturalidad que ves en cada esquina, pero donde predomina en un 60% el Islam. Ahí tuve la oportunidad de visitar mezquitas, típico del turisteo, pero empecé a leer e informarme más sobre el Corán y el Islam en si. Empecé a conocer personas musulmanas y a tratar de saciar todas mis dudas, y hasta encontré un blog que me tuvo enganchada por varias semanas: http://porquesoymusulmana.blogspot.com/

malasia-viajarparavivir

 

Por ejemplo, fui a una playa en Malasia, y me llamó la atención que mientras yo estaba en bikini, las chicas andaban tapadas de arriba de abajo.

Me preguntaba mientras las veía reír y jugar felices en el mar, qué es lo que sentían, si es que sentían que era una obligación estar así, por qué no podían “mostrar más piel”, y muchas otras dudas.
Aprendí que para muchas de ellas estar en la playa con Khimar, no es para nada algo que les moleste, al contrario, para ellas, la belleza exterior no tiene porque ser mostrada a los demás, a gente que no conocen, sino que es más bien, reservada para su círculo más íntimo, y que al estar así tapadas, la gente valor más su belleza interior. Hasta me comentaron que existe un burkini, que es pues eso, como un traje de baño, pero que te tapa el cuerpo completo.

En Malasia también empecé a leer e informarme algunos temas como por ejemplo la Monogamia y la Poligamia. Por ejemplo, las sociedades occidentales a veces tenemos la percepción que la poligamia es algo común en el islamismo, y de hecho es algo permitido, pero realmente es un pequeño porcentaje de personas los que los practican, ya que la mayoría respeta y prefiere la monogamia. Una de las razones por las cuales la poligamia empezó, fue debido a que después de la 1ª y 2ª Guerra Mundial, muchos hombres murieron, y muchas mujeres quedaron viudas y niños huérfanos, por lo tanto, hombres que tenían una familia pero a la vez una condición económica sólida, podían, de cierto modo, hacerse cargo de estas personas, y por ende, se casaban. En el islamismo, todas las esposas tienen las mismas condiciones, y todos los hijos son legítimos.

marruecos4-viajarparavivir

Otro de los lugares donde experimenté un tema netamente musulmán fue en Brunei. Estaba en Bandar Seri Begawan, paseando con mi host de Couchsurfing, cuando me fijaba que estaban cerrando algunas tiendas y pensé que era tipo en algunas ciudades de España que en pleno verano cierran para hacer siesta, o qué se yo. Le pregunté a Michael, y me comentó que los Viernes eran días de oración, y de 12 a 2pm simplemente toda la ciudad se paraliza. Los musulmanes tienen que ir o a la Mezquita o los centros de oración de sus casas a rezar, y que, aunque sea la 1pm y te mueras de hambre y quieras tratar de conseguir un restaurante abierto, vas a tener que esperar sentadito a que se termine el periodo de oración. Tal como lo lees.

marruecos3-viajarparavivir

Mi última experiencia fue en Rovaniemi, Laponia, al norte de Finlandia, y sí yo sé que dirás, “¿Y qué tiene que ver este remoto lugar con los musulmanes?”, pues bueno, resulta que mi host de Couchsurfing era musulmán, de Iraq, y vivía ahí.

Me comentó que feliz de alojarme, pero que no podía hacer muchos planes porque estaba de Ramadán, y no podía comer ni tomar de día. En ese mismo momento me dio demasiada curiosidad el tema, y no aguantaba las ganas de poder conocerlo y que me cuente todo sobre esto.

malasia-viajarparavivir2

Entendí entonces, que el Ramadán es un mes muy importante para los musulmanes. Se podría ver para nosotros como el mes donde “ayunan”, donde no pueden comer ni beber, lo cual es verdad, pero es mucho más que eso. El Ramadán es un tiempo de reflexión, es aquel momento donde aprovechan para estar más tiempo con sus familias y seres queridos, donde pueden hacer una introspección de sus vidas y evaluar si sientes que están contentos y satisfechos o creen que hay cosas por mejorar.

Yo le preguntaba a Ali, mi host, “Pero ¿no tienes hambre, sed?”. Y claro, todos somos humanos y puede ser que sí, pero hay algo más allá que permite que uno tenga una fuerza interior que te ayude a respetar este periodo.

El ayudo es durante las horas de sol, y ahí yo me asusté, porque como les estuve compartiendo anteriormente, en esta zona del mundo se viven las Noches Blancas, y a veces, simplemente, no anochece; pero me comentaba Ali que ellos tienen permitido seguir el horario de Turquía.

Ali es un refugiado que fue acogido por Finlandia, mientras que sus padres están en otro país y sus hermanos en otro. En Rovaniemi conoce a algunas otras personas de su mismo país y/o religión, y justo con ellos pasaba estos días juntos.

Me mostró fotos y se veían súper contentos de poder hacerse compañía y disfrutar días tan importantes.

Ali me cuenta que en el día a día no es tan religioso, pero que respeta mucho el Ramadán y se siente súper feliz de poder cumplirlo tan plenamente, y de verdad, lo trasmite con la sonrisa.

Hace algunos días finalizó el Ramadán, con el Eid al-Fitr que es la Fiesta de la Ruptura del Ayuno, donde felices por el gran mes que tuvieron, comparten en un gran banquete.

Si fuera por mi, les juro que me encantaría seguir aprendiendo más, tanto del Islam, el Hinduismo como traté de hacer en India, del Budismo como lo hice en Tailandia… Algo que pienso gracias al viaje, es que realmente no existe una religión buena o mala, peor o mejor. Me he quedado sorprendida con todo lo que he visto en estos 9 meses, personas muy devotas, otras no tanto, otras exageradamente… Lo que yo hago ahora es tratar de adoptar las mejores creencias y prácticas de cada una, y de esa forma poder sentir que vivo feliz y con valores, creo que al final, es tratar de crear tu “propia religión”, aquella con la que te sientas tranquila y en paz.

museoislam-viajarparavivir

Como dije al principio, lo único que trato con este artículo es compartir mi experiencia, de la forma en que me la contaron o pude entender. Definitivamente aun queda un mundo por aprender, pero por lo menos, ahora siento que mi visión del mundo es un poco más amplia de lo que era un año atrás.

Haz click aquí, si quieres ver mis fotos de MARRUECOS.

Haz click aquí, si quieres ver mi ruta por MALASIA.

  • Gracias por dejar un comentario.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.