Viajar Para Vivir Menu
  • El primer gran paso

    El día que realmente me atreví a dar la vuelta al mundo

    El primer gran paso
  • Arrancamos

    Y para ponernos en contexto, empiezo contándote quién soy.

    Arrancamos
  • La

    Así la planifiqué. ¿La cumpliré al pie de la letra?

    La
  • ¿Por qué Viajar Para Vivir?

    Conoce en qué momento nació este proyecto viajero

    ¿Por qué Viajar Para Vivir?

Permalink:

5 Lugares para visitar en Lima hoy

que hacer en Lima - viajar para vivir

Hoy Lima está de Aniversario, y aunque cada día es motivo para disfrutar de nuestra ciudad, este 18 de Enero tenemos una excusa adicional para aprovecharla.

Tengo que reconocer que como peruana y limeña, nunca me di cuenta de todo lo que tenemos para descubrir y disfrutar en nuestra capital, pero ahora que he regresado por unas semanas, le estoy sacando el jugo al máximo.

Estas recomendaciones están basadas en mis propias experiencias, así que ¡espero que las disfrutes tanto como yo!

¿Qué hacer en Lima? ¿Qué puedes visitar en la capital de Perú?

¡Aquí te propongo 5 planes para disfrutar de Lima al máximo!

 

1. Pasear por el Centro Histórico de Lima

El Centro de Lima es un lugar que a veces evitamos visitar porque solo se nos viene a la mente la cantidad de tráfico que debe haber y tal vez la inseguridad. Te cuento que estuve hace un par de semanas y lo disfruté muchísimo. Además vi un montón de policias, así que no me sentí insegura en ningún momento.

Visitalo muy temprano para evitar las grandes masas de gente y podrás tener una experiencia inolvidable.

Puedes llegar facilísimo – y baratísimo – en Metropolitano, por ejemplo, hasta la Plaza San Martin y luego empezar a recorrer a pie. ¡Eso sí!, anda con buenas zapatillas y ligero, no cargues muchas cosas que luego te arrepentirás de llevarlas.

Nosotros llegamos a la Plaza San Martin, vistamos el clásico Hotel Bolivar, nos tomamos fotos con el Club Nacional y luego empezamos a jironear. ¿No sabes qué es eso? Pues pasear por el Jirón de la Unión. Descubrimos iglesias hermosas y casonas coloniales fantásticas, y felizmente la mayoría de negocios todavía estaban cerrados por lo cual estaba muy libre.

Luego llegamos a la Plaza Mayor, ahí tienes La Catedral (por un mínimo monto puedes entrar a descubrirla, y si eres estudiante tienes precios reducidos) y los típicos balcones limeños que son una maravilla. Ahí puedes aprovecharte a comerte un tremendo sándwich en El Chinito, o si prefieres espérate al datazo que te doy en el tip #4.

Luego caminamos por el Palacio de Gobierno, y ten en cuenta que hay días con visitas gratuitas, así que visita su web para enterarte más. Nosotros no entramos porque queríamos seguir descubriendo el centro, pero suena como un buen plan.

Luego bajamos por el Jirón Cabaya, llegamos a la Casa de la Literatura y volteando por el Jirón Ancash llegamos al Convento de San Francisco. Indispensable entrar a verlo, es hermoso y las Catacumbas ¡son un must!

 

2. Descubrir el Museo Larco en Pueblo Libre

Tengo que confesar que yo no tenía ni idea de la existencia de este museo, hasta que llegamos a Lima con la familia de Fran, mi novio y también Travel Blogger que es argentino, y tuve que ver qué hacer en Lima con ellos. Mi tía nos recomendó este lugar y realmente es un indispensable para cualquier persona, ya seas peruano o extranjero.

En el Museo Larco, te recomiendo que contrates un guía porque de esta forma vas a poder entender mucho mejor toda la historia pre colombina de Perú con más de 45,000 piezas arqueológicas.

Fue súper completo y el chico súper amable. Recorrerás aproximadamente por una hora, y luego te diría que no puedes perderte la Exposición de Arte Erótico. ¡Sí, así como lo lees! Mejor te lo dejo a tu imaginación, y luego me cuentas qué te pareció.

 

3. Disfrutar del Street Art en Barranco

El Street Art siempre ha sido algo que me ha llamado la atención de las ciudades que visito, pero siempre pensé que Lima no tenía mucho para mostrar. Ahora me súper retracto porque después de ver lo lindo que está Barranco con tanto arte en todas sus paredes, me he convertido en la promotora número uno de esta zona y a todo el mundo le digo que vaya a visitarlo. Arte en todos sus sentidos, en cada esquina, y con mensajes hermosos.

Así que si quieren fotos tan lindas como estas, ya saben donde tienen que ir. Visiten la Zona de La Bajada de Baños que es donde más encontré expresiones artísticas urbanas.

 

4. Comer platos típicos limeños y peruanos

Los que me conocen saben cómo el buen comer es uno de mis vicios, así que evidentemente en mi lista iba a incluir algún tip culinario.

Como te comentaba en el paso #1, cuando estuvimos de paseo por el Centro de Lima, fuimos al típico bar Cordano, donde nos comimos unos sándwiches de chicharrón y jamón del país espectaculares. También vale decir que vi unas causas (como las de la foto) que me hicieron ojitos, así que ahí tienen un buen dato.

Y si están por Chacarilla o Miraflores, esté plan también les va a encantar para comer unas delicias criollas, y es en esteotro lugar: Panchita.

El otro día fuimos y nos devoramos – bueno, no terminamos porque era enorme – un Piqueo Criollo, enoooorme, que tenía choclito con huancaína, papa rellena, chicharrón de pollo, ocopa, causa limeña, uffff realmente de todo, y delicioso.

Sitios para comer hay miles, pero como no puedo colocar todos aquí te recomiendo visites mi nueva cuenta de Instagram: Viajar Para Comer, donde publico todas mis experiencias en sitios ricos de Perú y el mundo.

 

5. Terminar el día con el atardecer en Miraflores

Si bien Lima no es conocida por su cielo azul y nubes de algodón, sino más bien por estar usualmente gris y con esa panza de burro predominante, lo que sí tenemos que aplaudirle son esos atardeceres que nos regala en las tardes de verano limeño.

Solo tienen que ir a Miraflores, Barranco, Chorrillos, el Callao o alguna playa del Sur Chico y ver estos regalos multicolores que el sol y el cielo nos regala. Somos la única capital sudamericana con salida al mar, y es un gran hecho que hay que disfrutarlo y promoverlo, no?

Hasta aquí llegaron mis 5 recomendaciones para descubrir la capital de Perú, ya sea por el Aniversario de Lima o en cualquier otro momento. Espero que te hayan gustado y si tienes más consejos de qué hacer en Lima, ¡los espero en tus comentarios!

 

 

  • Gracias por dejar un comentario.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Gracias 2017. El mes a mes de un año increíble.

En Enero recibía Año Nuevo en Filipinas; con miedo al tifón que se avecinaba en esos días y a los fuegos artificiales que no dejaban de sonar – detesto los ruidos fuertes – pero feliz y en paz entre playas transparentes y shakes de frutas.

En Febrero me entró el sentimiento de culpa por no haber ido a pasar Navidad en Perú y rápidamente compré un pasaje desde Londres para pasar el cumple de mi abue allá. Días lindos, ajetreados, pero esos que te reconfortan al estar cerca de los tuyos. Aprovechando que andaba por el otro continente, tuve un rápido viaje de trabajo por Colombia y México.

En Marzo tuve la suerte de regresar a la India. Un sueño de viaje de lo más top, donde tuve que aprender – o intentar – a convivir con 30 personas de todo el mundo, las 24 horas del día, pero que me trajo muchas lecciones y también nuevos amigos.

Conocí además a una mujer de Malasia espectacular, fuerte, aguerrida y siempre sonriente – siempre, en todo momento – . Hace algunas semanas sufrió un terrible accidente haciendo lo que más le gustaba, correr, y mi corazón se estrujó en mil pedazos cuando me enteré de la noticia. Ella está ahora luchando por su vida, pero Evelyn me enseñó tanto en los días que compartimos, ese corazón noble y esas ganas de disfrutar la vida al máximo, que estoy segura se recuperará pronto para seguir alegrándonos a los que la conocemos.

En Abril aproveché de mis últimos momentos en Londres, esa vibrante ciudad que me alojó por más de un año, todavía recordando entre llantos y risas como llegué corriendo un año atrás del aeropuerto a la ciudad, cayéndome en el metro de Victoria Station con mi maletota gigantesca, sin saber bien si me estaba mudando oficialmente o qué. Londres que me enseñó tanto, me dio un trabajo increíble y divertido, me presentó gente muy interesante – algunos no tanto – y me siguió dando lecciones de vida.

En Mayo llegó el momento de partir. “Espérame unos meses, dejo Londres y me voy a viajar contigo”. Llevábamos pocos meses como pareja, Fran se había venido a pasar tiempo conmigo en Londres y esa fue la frase que desencadenó mucho de lo que vivimos en el 2017. Egipto fue la gran puerta de entrada a esa vida nómade que tratamos de aprender – a tropezones a veces – a vivir. Siguieron muchos países, pero sobre todo, siguió el crecimiento como personas y también de una relación que empezó en lo más alto, viviendo, viajando y trabajando juntos, 24/7, mientras durante todo esto, se conocían más y se seguían eligiendo.

 

En Junio nos dimos varias vueltas, llenas de reencuentros, nuevos amigos, y eventos preciosos. Mi bella España nos acogió en muchas de sus ciudades por unos días, entre islas, sur andaluz, Madrid que nunca tiene pierde y bodas de amigos queridos.

Nos reímos como locos, compartimos con otros bloggers – pero sobre todo amigos – que tanto queremos, inauguramos nuestro gran amor por los road trips con nuestro inolvidable Beatle descapotable entre carreteras terciarias por Andalucía y Fran enamorándose de cada pueblo blanco que visitábamos.

En Julio estábamos pasando nuestro verano en Ucrania. ¿Ucrania? Sí, país tan desconocido para mi como para ti, pero que fue una gran sorpresa y no dejo de recomendarlo a cada persona que conozco. A veces hay que romper esquemas para darte cuenta que hay mucho mundo más allá. Fueron unos meses de descanso físico, pero mucho punche mental para producir, producir y tratar de darle forma al trabajo online para hacer más sustentable nuestra forma de viajar.

 

En Agosto salió un viaje fugaz a Suiza. Muy sabios nosotros pasando del país más barato de Europa a posiblemente el más caro de la zona. Un evento familiar nos invitaba a conocer este país que nos hacía ojitos, y no se equivocó, ya que toda su perfección y lagunas coquetas hicieron que nos enamoráramos de este país.

 

En Septiembre de nuevo nos tocó partir. Con nudo en la garganta nos despedíamos de nuestro bello Lviv, y empezábamos una maratón de viajes, eventos y actividades que poco más nos costaban la vida y la relación. ¿Aprendizajes? Amamos viajar, pero preferimos hacerlo lento. Vivimos mucho en un periodo muy corto, y la cabeza no te da y el cuerpo te pide chepi. No me quejo, de esos golpes es que uno se lleva los aprendizajes más grandes.

 

En Octubre seguimos viajando a mil por hora. Celebrando mi cumple entre Irlanda y Holanda, entre desconocidos y amigas de antaño, entre hoteles cinco estrellas con spa pero también en colchones en el suelo muertos de frío y hostels que no quiero recordar porque nos dejaron varias picaduras de bedbugs de esas que te arruinan la vida. Un mes movidito, pero como siempre, agradecida por haber tenido la oportunidad de haberlo vivido con tanta intensidad, ¿sino que les contaría ahora?

 

En Noviembre volvimos a partir, esta vez para regresar. Volvíamos a casa y mi estómago estallaba con maripositas revoloteando. Conocí a la familia de Fran y pasamos lindos días descansando en un verano cordobés que a veces se extraña con este insípido cielo gris limeño. Nos dimos tiempo para nosotros, sin vuelos mañaneros que tomar, mochilas que cargar o viajes que organizar. Bueno, un poco sí porque no puedo con mi genio y tenía que ser buena anfitriona de mi país en el siguiente mes, pero mucho más ligera y centrada en disfrutar el sabor del día a día.

 

Y llegó Diciembre con esas mismas mariposas , pero elevadas a mil. Feliz de regresar a mi país por un tiempo, abrazar a la familia y reír a carcajadas con los mejores amigos. Lima sigue como siempre, más cara, eso sí, pero con esos sentimientos encontrados que me trae y me hacen pensar, y mucho.

 

No es que deje de ser agradecida o alguna vez pierda la conciencia de la tremenda vida que he decidido vivir, pero ahora que me toca hacer resumen del 2017 sonrío con complicidad porque puedo entender porque estos días hago siestas tan largas para descansar de tanto movimiento en estos 12 meses. ¿La Analucía de hace algunos años se habría imaginado que a los 33 iba a vivir tan intensamente y encima compartiéndolo en un blog de viajes? Definitivamente no.

Tengo la manía de tratar de organizar todo lo que se viene, de planificar o por lo menos ponerme objetivos. Ahora tengo una mezcla entre querer hacerlo y dejar que las cosas fluyan, pero también soy consciente que pase lo que pase, y que si los planes no salen como crees – porque a veces suelen ser mucho mejor – , la vida siempre se encarga de darte experiencias espectaculares y aunque a veces no sea bonito en ese momento, mucho aprendizaje para tomar mejores decisiones.

Gracias a todos los que fueron parte de mi 2017 y emocionada porque este año que se viene esté lleno de sorpresas, mucho amor y gente hermosa a mi alrededor.

  • Gracias por dejar un comentario.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

¿Dónde pasar Año Nuevo en Perú?

Una de las fechas más importantes del año está por llegar, y seguro ya te diste cuenta que estás un poco contra el tiempo para elegir un destino para recibir el 2018. ¿Dónde pasar Año Nuevo?

¿Cuáles son los mejores lugares para pasar Año Nuevo en Perú? No te preocupes que hay muchos y variados como para que puedas elegir. Fiesta en la playa, naturaleza para pasarlo tranquilo, recibirlo rodeado de extranjeros, en familia o tal vez con tus amigos de toda la vida.

Celebrar Año Nuevo en Perú es una buena opción y aquí te presento alguna de las mejores experiencias de bloggers peruanos. Igual te cuento que también escribí otro artículo sobre “Los 7 Mejores Destinos para pasar Año Nuevo en el Mundo”, por lo cual si piensas en las ligas internacionales, también puedes leer ese post.

Prepara el cotillón, las prendas amarillas y mucha energía, que ¡ya estamos listos para recibir el 2018!

Cusco

Analú (Viajar Para Vivir)

“Posiblemente uno de los lugares más conocidos para pasar Año Nuevo, y no solo para locales, sino – cada vez más – para extranjeros.

No podemos negar que Cusco es mágico, yo ya estuve 9 veces allá y me voy ahora por la décima. Si bien el ombligo del mundo vibra de energía durante todo el año, lo que ocurre en esta ciudad en Año Nuevo es simplemente inolvidable.

Personas de todo el mundo llega a la Plaza Mayor, empiezas a escuchar el bullicio, gente emocionada, los cohetones. Ahí estamos todos, grandes, chicos, familias, parejas. Todos emocionados por recibir el año que se avecina.  Y sí, los cohetones empiezan a jugar su rol, el cielo se empieza a iluminar y también tienes que andar con cuidado de que no te caiga uno en las piernas, que la Plaza empieza a llenarse y ya cuesta un poco poder andar sin perderse.

Grupos de personas con sus coolers de bebidas, desde chelas que se comparten y se toman a pico hasta botellas de champagne bien preparadas con sus copitas en mano. Cada vez queda menos para las 12, la gente empieza a sentirlo.

Cusco - Analucia - ViajarParaVivir

De repente, la magia llega. Empieza el conteo hacia atrás, la gente se atraganta a uvas, las parejas se llenas de besos. Pero algo que nunca vi en mi vida y lo tengo en mis ojos grabados es como la gente empieza a darle vueltas a la Plaza con tanta felicidad. Vi franceses saltando con sus banderas, luego uno grupo de otro país los acompañaba, los peruanos todos abrazados, un par de chicas locas corriendo por la plaza y repartiendo besos… ¡magia por el nuevo año!

donde pasar año nuevo en peru

Foto: Cristina Nuñez

Pero la verdadera fiesta empieza una vez llegadas las 12. Algunos se quedan en la Plaza a disfrutar, otros enrumban a alguna fiesta no muy lejos de ahí. Cumbia, salsa, música electrónica…tú eliges con qué género quieres empezar el año. Eso sí, que te agarre bailando hasta el amanecer.”

Foto: Pirwa Hostels

 *** ¿Quieres ir buscando hoteles en Cusco para Año Nuevo? ¡Haz click aquí! ***

 

Playa La Gramita, Ancash

Indira Palomino (Viaja Por Perú)

“En Perú me gusta recibir el Año Nuevo en la playa pero siempre busco aquellas tranquilas que no se repleten de gente. La Gramita es una playa en Ancash donde suelen ir familias para acampar por Año Nuevo. Su agua es bien fría pero tranquila, con pocas olas.

Cuando la marea está baja se puede ir caminando hacia el norte para llegar a la playa Las Mellizas que son como dos piscinas de mar. Eso sí, agua helada muy refrescante para el fuerte sol.

la gramita playa - peru

 

Me gustó mucho el Año Nuevo que pasé allí porque la playa es bien amplia y hay espacio para poner tu carpa. Para quienes quieren más comodidad también hay un hotel con cabañas vista al mar y también ofrece servicio de baños y duchas para los campistas, algo indispensable para hacer más cómodo el camping.”

 

la gramita playa - ancash peru

Máncora

Analú (Viajar Para Vivir)

“Una de mis playas peruanas predilectas recibe el Año Nuevo por todo lo alto.

Empecemos por lo básico. En nuestro país celebramos el año que entra en verano, lo mínimo que podemos hacer es disfrutarlo después de un sunset, con los pies descalzos y para los más avezados, con un primer baño en el mar.

playa de mancora

 

Y si luego le incluimos palmeras exóticas, un daiquiri de fresa (o varios), collares de flores y chicos bronceados. ¿Se pone mejor la cosa, no?

Máncora es un excelente lugar para pasar Año Nuevo, ya sea en alguno de los innumerables bares que tiene en el pueblo, o en alguna fiesta un poco más exclusiva frente al mar. Lo importante  es saber que tu gran tarea será esperar a que el sol aparezca al amanecer para poder darle la bienvenida al 2018 como se lo merece.”

playa de mancora peru

 

 *** ¿Quieres ir buscando hoteles en Máncora para Año Nuevo? ¡Haz click aquí! ***

Chachapoyas

Kelli Labán (Entre Viajes y Sueños)

gocta-chachapoyas-viajarparavivir
“Fin de año no todos lo celebramos de la misma manera. Hay quienes prefieren una fiesta grandísima y otros algo mucho más tranquilo como es el camping o un lugar rodeado de naturaleza.
Este lugar es de aquellos que te invitan a la contemplación y meditación. Si quieres recibir el año en completa paz y conexión con la naturaleza e incluso con uno mismo, éste es el lugar.
El hotel donde yo me hospedé, te permite una vista maravillosa de la Catarata Gocta, la tercera más grande del Perú.
Es un lugar al que se puede ir para relajarse totalmente, pero si uno desea agregarle un poco de aventura al inicio de año se puede hacer trekking por un extenso valle de bosque, camino en el que encontrarás muchísimas caídas de agua.”

 *** ¿Quieres ir buscando hoteles en Chachapoyas para Año Nuevo? ¡Haz click aquí! ***

Colán

Gonzalo Cortés (Memorias de un Chasqui)

fiesta año nuevo en colan

Foto: Gustavo García-Hjarles

“Escarbando entre lagunas mentales de años en mi vida en que los que permitía que las noches de fiesta exprimieran mi sueldo mensual, logro llegar y recordar tres días continuos de fiesta en una hermosa cala de orgullo nacional.

En la riquísima costa norte de nuestro tan variado Perú y poco más de una hora manejando desde Piura llegamos al conocido y rústico balneario de Colán. Casi sobre la línea ecuatorial, ofrece meses con sabor a verano todo el año.

Aunque por la abundancia de pastelillos o rayas nos fuerce a bañarnos en zonas designadas, la playa y la fiesta que se ofrecen te harán olvidar de la vida todo peso de la vida y desconectarás de todo, ¿nada mal para empezar el año nuevo cierto?.

Me resulta un tanto gracioso, después de siempre escribir sobre viajes donde tengo todo documentado, volver a un viaje del pasado, donde todo lo que hay es fiesta y vagos recuerdos de la noche como tal. Lo cual, para aquellas épocas, resultaba ser el positivo indicador de una buena noche. Aunque para el caso fueron tres, sí, tres días de fiesta seguidos.

La fiesta, como sucede usualmente en el país, empieza regularmente tarde. Así que siempre después de disfrutar de la playa, ver la puesta de sol con unas cervezas muy heladas, hacer una siesta y prepararte para la noche.

Las noches arrancan en tradicionales mesitas plásticas cerveceras en una de las esquinas de la calle principal del pueblo. Luego, y ya sazonados parten para el local de la mencionada fiesta. Eso sí, lleva tu mejor “chachachá” porque aunque es un evento con compra de entrada abierta al publico, esta sucede en un club privado (Club Náutico la Esmeralda).

Este año, la mencionada fiesta ofrece no tres, sino cuatro días de fiesta, incluyendo a Laguna Pai en vivo para el “Sunset Session” del sábado 30. Así que chapa bloqueador, lentes, ropa de baño y camisita, estira bien la cintura y prepárate para bailar hasta ver el sol salir el primer día del año. En una época donde los celulares no tomaban fotos y este chasqui que no sale de fiesta con cámara, la foto viene cortesía de Gustavo García-Hjarles.”

*** ¿Quieres ir buscando hoteles en Colán para Año Nuevo? ¡Haz click aquí! ***

Tarapoto

Antonio Navarro (Notiviajeros)

tarapoto peru
“A solo 1 hora de Lima en avión, un destino alternativo para pasar una noche vieja diferente y recibir el nuevo año con mucha energía es Tarapoto, San Martín, la Ciudad de las Palmeras.

Tu visita puede empezar con un tour por alguno de sus centros de rescates de animales, un paseo a Lamas para ver su castillo, conocer las chocolaterías y saborear su variada gastronomía no tiene pierde.

Disfrutar de las fiestas de fin de año en las discotecas locales y de la alegría de amazónica te dejarán más que satisfecho.

peru tarapoto

Para descansar al día siguiente recomendamos la no menos famosa Laguna Azul en el distrito de El Sauce que te ofrece un ambiente relajante para empezar el primer día del 2018.

Viajamos en familia (Vasco tiene 5 años) y la pasó genial, disfrutando la naturaleza y descubriendo nuevas experiencias.”

*** ¿Quieres ir buscando hoteles en Tarapoto para Año Nuevo? ¡Haz click aquí! ***

Y tú, ¿pasaste Año Nuevo en algún otro sitio en Perú? Me encantaría leer tu experiencia. ¡Déjala en los comentarios!

  • Gracias por dejar un comentario.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.

Permalink:

Road Trip por Suiza

Un viaje que salió un poco de la nada. Nuestro plan por estos tres meses era quedarnos tranquilitos trabajando en Ucrania para tomar fuerzas para próximos viajes, pero resulta que salió un evento familiar en Suiza el cual pintó muy atractivo, y dije: “¿Por qué no?”.
Mi prima había hecho su doctorado en Suiza y justo le tocaba ahora la sustentación final, también venía mi tía desde Chile, así que como todos andábamos por Europa era un buen motivo para juntarnos después de muchos meses. Mi idea principal fue ir yo sola, pero cuando le planteé la idea a Fran le pareció buenísima, y al ser Suiza un país tan pequeñito y a él le encanta manejar, propuso hacer un road trip y no pude decir que no.
Así que ese era el plan, escaparnos una semanita a Suiza a tratar de descubrirla lo más que podamos. Eramos conscientes que no era mucho tiempo, y si el país es pequeño y las distancias no tan largas, hay tantos pueblitos lindos que el tiempo se queda corto, pero les cuento un poco como nos organizamos.

¿Cómo llegar a Suiza?

Nosotros fuimos con EasyJet desde Cracovia hasta Basilea (considerando que estamos viviendo actualmente en Lviv).
Encontramos un pasaje a US$165 y nos pareció que no estaba tan mal. Definitivamente se pueden encontrar más baratos, pero nosotros teníamos fechas ya desginadas.

Si bien Lviv tiene algunos vuelos directos, Cracovia está muy bien conectada con las low-cost, por lo cual si estás por la zona, no está mal que mires este aeropuerto para movilizarte por Europa.

Quiero ir a Suiza, ¿a qué aeropuerto me conviene llegar?

Pues aquí viene otro dilema. Nosotros sabíamos que teníamos que llegar un día específico a Lausanne, donde era el evento, pero queríamos recorrer el país. Basilea tiene el aeropuerto donde suelen llegar los vuelos más baratos, por lo cual si bien lo veíamos ahí al norte solito, lo mantuvimos en back up para evaluarlo.

Otra opción era Ginebra, donde también llevan vuelos no tan caros, solo que por horarios no nos convencía.
La otra opción es el mismo Zurich donde pintaba bien porque era la primera ciudad que queríamos visitar, pero los precios se elevaban un poco bastante.
Al final vimos que Basilea estaba a solo 1 hora de Zurich, y que realmente ¡era muy bonito!, así que nos decidimos por este lugar.
Lo bueno dentro de todo es que llegabamos muy de noche y no sabíamos si ir directo a Zurich (nunca sabes si tu vuelo tiene

  • Gracias por dejar un comentario.

    Comment moderation is enabled, no need to resubmit any comments posted.